lunes, 18 de marzo de 2019

Parque Nacional Laguna Blanca (octubre de 2018)

Sigo compartiendo imágenes obtenidas durante mis vacaciones en el mes de octubre, en este caso ya emprendiendo el camino de retorno a nuestro hogar, nuevamente haciendo escala en el Parque Nacional Laguna Blanca.
En esta oportunidad estuvimos bastante más tiempo que en las anteriores que solo nos detuvimos por poco más de media hora, por la rusticidad del ambiente y para no perder demasiado tiempo en la ansiada vuelta a casa luego de unos días que a veces son agotadores de tanto andar recorriendo las bellezas de la zona andina de la Patagonia. Permanecimos en el parque esta vez casi dos horas, donde recorrimos la playa de la laguna, observamos algunas aves, admiramos el paisaje, almorzamos la vianda que llevamos y recorrimos un sendero que lleva a un  observatorio de aves.
Ya la semana anterior nos deleitamos viendo las laderas nevadas de los cerros que componen el cordón del Chachil, que sirven de telón de fondo tanto a la cercana ciudad de Zapala como a Laguna Blanca, en dirección sudoeste. A la vuelta, cuando fuimos al parque  hicimos varias panorámicas desde la ruta y desde el mirador de la entrada.




Llegamos al lugar donde siempre paramos que es una casa de guardaparques con galpón y corral para caballos, allí suelen congregarse aves granívoras que buscan alimento en la bosta de los caballos pero esta vez no vimos casi ninguna, no obstante esas pocas aves se acercaban hacia nosotros cuando sacamos nuestra vianda arriba de las mesas del camping, querían aprovecharse de posibles sobras que eran migas de pan.
Yal negro (Rhopospina fruticeti) hembra

Calandria mora (Mimus patagonicus)

Comesebo andino (Phrygilus gayi) macho

Diuca  (Diuca diuca) macho

Calandria mora (Mimus patagonicus)

Comesebo andino (Phrygilus gayi) hembra

Comesebo andino (Phrygilus gayi) hembra
Una recorrida por entre la vegetación y las rocas para llegar hasta la playa nos dio buenas vistas y algunos pocos avistajes de aves acuáticas, tal vez los pescadores que van a probar suerte de obtener truchas (especie introducida y que trata de ser erradicada) las auyenten sin intención al acercarse al agua.
Macá plateado (Podiceps occipitalis)

Cisne cuello negro (Cygnus melancoryphus)





Luego nos fuimos a las instalaciones con las  oficinas principales  y donde se guardan los vehículos del parque, un lugar al que curiosamente no habíamos visitado a pesar de estar como mucho a 2 km de distancia del otro puesto. Desde allí se puede acceder a un sendero que va a un sólido y resguardado mirador de aves vidriado; ese camino lo hice con mi hija Agustina, mi esposa había decidido quedarse en el auto. Nosotros le dijimos vamos a hacer unos pocos metros para ver plantas pero al final con Agustina hicimos todo el recorrido del sendero que son de más de 500 metros recorriendo sinuosamente la vegetación de la estepa con carteles que debidamente informan al visitante de especies de plantas y su función en el ecosistema. al llegar al mirador nos maravillamos de la bonita vista y me imaginaba observar el paisaje y aves un crudo día de fines de otoño o de invierno, si bien los miradores no son algo que suelo visitar, me gusta más sentir los elementos a la intemperie y poder acercarme más a la flora y la fauna,






Luego de esa recorida por el sendero inmediatamente partimos hacia el Parque Nacional Lihué Calel donde haríamos escala para pasar la noche, aunque nos aguardaba un tiempo lluvioso, pero esa será la última crónica de nuestras vacaciones y la compartiré en los próximos días.

Temas relacionados
Parque Nacional Laguna Blanca
Pájaros del corral de Laguna Blanca
Parque Nacional Laguna Blanca (abril de 2017) 
Parque Nacional Laguna Blanca (abril de 2015) 
Unicolores en Laguna Blanca

lunes, 11 de marzo de 2019

Petreles comiendo un pingüino

Mientras recorría la senda que hay para los visitantes a la Reserva Natural Punta Tombo, en la última pasarela que hay al final, divisé dos petreles gigantes comunes (Macronectes giganteus) devorando a un pingüino patagónico (Spheniscus magellanicus). Estimo que las aves ya lo encontraron muerto  en el agua, no he sabido que pudieran matar a uno.
Estuvieron varios minutos devorando al pingüino hasta que luego se perdieron mar adentro.









viernes, 1 de marzo de 2019

Ciprés de la cordillera (Austrocedrus chilensis)

CUPRESACEAE
Árbol de entre 20 y 25 metros de altura, excepcionalmente llega hasta los  35 metros. Se distribuye por la zona cordillerana entre el centro de Neuquén y centro de Chubut, también en Chile en zonas aledañas. Crece en suelos rocosos, incluso en laderas empinadas.
Copa cónica muy compacta. Troncos con corteza rugosa y de color grisáceo, de entre 30 y 50 cm de diámetro en promedio, llegando hasta 1,5 m.
Raíces muy extendidas, hasta 30 metros del tronco.
Hojas escamiformes, extremadamente pequeñas, casi adheridas a las ramas.
Conos de  2 cm , de color verde claro; una vez desprendidas las semillas los estróbilos permanecen en las ramas, de color marró grisáceo.
Su madera es de excelente calidad, siendo útil para el mercado cuando pasan los 45 años de edad, se utiliza en construcción civil, en postes, tejas, cercas, cajones y artesanías. Es también una especie con valor ornamental.
Posee propiedades medicinales como febrífugo.

Otros nombres
Castellano: Ciprés de los Andes
Mapudungun: Len
Inglés: Cordilleran Cypress




sábado, 23 de febrero de 2019

De Lihué Calel a San Martín de los Andes (octubre de 2018)

En esta entrada hago un  relato de parte del viaje de vacaciones familiares a las que se le sumaron esporádicas  observaciones de aves y también de flora y paisaje.
Salimos del Parque Nacional Lihué Calel a las  9 AM con buenas condiciones climáticas y con mejor calidad del pavimento aunque todavía hay tramos en mal estado. Luego de casi 2 horas llegamos a Casa de Piedra, pasamos el embalse y cruzamos a la provincia de Río Negro hasta la próxima localidad y escala que era General Roca a más  de 100 km de distancia, atravesando una zona árida con un monte bajo de arbustos espinosos sin fin, solamente interrumpido por la vista a la distancia de las bardas del otro lado del Río Negro y el Alto Valle, con las verdes copas de álamos, manzanos, perales y otros frutales. Allí hice una escala para vender unas plantas de celidonia que cultivo en mi jardín a unas personas que se pusieron en contacto hacía un tiempo, las necesitaban por sus propiedades medicinales. Transitamos la atestada ruta  22 hasta Cipoletti donde compramos algunos comestibles para hacer un rápido almuerzo en el camino y esta vez tomamos el camino de circunvalación a Neuquén para esquivar el intenso tránsito que pasa por la ciudad en la ruta  22, la ciudad ha tenido un gran desarrollo económico y a pesar de que hay una autovía, la gran cantidad de vehículos y semáforos hacen de ella una travesía lenta.
Una vez que pasamos rápidamente por Neuquén seguimos rumbo a la bifurcación de rutas que lleva para un lado a San Carlos de Bariloche y por otro a Zapala, aunque por los dos caminos se puede arribar a San Martín de los Andes. Optamos por pasar por Zapala y disfrutamos de una vista encantadora del cordón del Chachil con sus cumbres nevadas que quedaban como un magnífico telón de fondo de la ciudad. La felicidad terminó pronto porque al tomar la célebre ruta  40 encontramos tramos muy deteriorados, intransitables que el año pasado no estaban así, seguramente afectado por las inclemencias del clima, en especial el hielo.
Ruta Nacional 22, en cercanías de Zapala con el cordón del Chachil al fondo
Transitamos dos tramos de varios kilómetros con una cinta asfáltica espantosa, los que nos retrasó bastante pero más adelante tuvimos unas buenas vistas de los cerros cordilleranos y sobre todo del volcán Lanín, aunque como es habitual esa región suele estar con cobertura nubosa en esta época del año, dentro de todo tuvimos suerte porque el tiempo empeoró y las condiciones no fueron muy buenas durante casi toda la semana. El volcán estaba parcialmente iluminado, en una ocasión dos huecos en las nubes lo iluminaban en la parte inferior de su ladera oriental y parecía estar en llamas. Ese volcán está en la frontera con Chile, así que a pesar de estar a 80 km de distancia podíamos ver al menos una ínfima fracción de suelo chileno.
Volcán Lanin (3776 msnm)



A eso de las 18 hs llegamos por fin a nuestro hospedaje que era Rincón de los Andes en la ciudad de San Martín de los Andes, no sin antes de disfrutar de las vistas ya conocidas y otras no tanto de una ciudad que es de las preferidas de nuestro país y que tanto afecto le tenemos.
Luego de desempacar y un baño reparador salimos a dar un paseo por la ciudad, para luego tomar un descanso reparador. Al día siguiente las condiciones eran buenas dentro de todo pero decidimos recorrer la ciudad y no andar en auto porque veníamos muy cansados luego de dos días de viaje, decisión que tal vez no fue la mejor porque el resto de los días en la ciudad fueron de alta nubosidad e incluso lluvia.
A pesar de las inclemencias disfrutamos en familia de paseos  y también de actividades en el hospedaje, en especial de la piscina climatizada que nos daba un tibio relax a pesar que afuera estaba muy fresco e incluso cuando llovía. Las temperaturas oscilaron entre los -2º y 10ºC, con viento como es normal en la Patagonia, en realidad no nos afectó mucho porque el pasado otoño e invierno fue más frío de lo habitual, solamente hizo unos días de 28 o 30ºC en nuestra casa mientras estábamos en el hotel, ya cuando regresamos volvieron condiciones inusualmente frescas para la época.
Algunas observaciones hice en el gran parque del hotel, que se llama Rincón de los Andes por estar una parte contra la ladera rocosa de un cerro que se llama Bandurrias. Las aves que vi este año no fueron tantas, me costó encontrarlas, quizás todavía en esta época no son tan asiduas por las condiciones duras, pero si estaban los infaltables de siempre que son los teros, bandurrias, chimangos y zorzales patagónicos.
Al día siguiente ya de llegar vi un nido de tero cuidado celosamente por los dos adultos de la pareja, como es normal en esta especie, miraban mucho hacia arriba por posibles depredadores, quizás con razón porque los huevos a los pocos días no estaban más, puede ser que una rapaz o algún animal cuadrúpedo los haya tomado. También hice algunas fotos los otros días y las incluyo en esta entrada para ilustrar de una vez todo lo que vi ese primer día en San Martín de los Andes.
Cabecitanegra austral (Spinus barbatus) macho

Tero (Vanellus chilensis) cuidando sus huevos

Huevos de tero


Una de las aves que esperaba ver y que me gustan mucho son las bandurrias que no fallaron y vi casi todos los días, es increíble ver como un ave tan grande descienda volando en espacios pequeños y se pasee mansamente en los parques y plazas; en el hotel eran muy confiadas, no así los numerosos zorzales patagónicos que para mi sorpresa eran muy ariscos.
Zorzal patagónico (Turdus falcklandii)

Bandurria asutral (Theristicus melanopis)


Comesebo patagónico (Phrygillus patagonicus) comiendo semillas de una Asterceae


Vista del exterior de la piscina climatizada

Bandurria paseándose por el complejo


Cancha de paddle
Ese primer día de paseo que fue el domingo nos fuimos caminando unas pocas cuadras hasta la cercana costanera del lago Lácar; yo por supuesto no dejé la cámara en la habitación y vi algunas pocas aves quizás por la crecida del lago a causa del progresivo deshielo en las cumbres, por ser domingo y haber bastantes visitantes y también por la ventolera y el aire fresco que llenaba los pulmones de aire puro, aunque en verdad no daba para quedarse mucho rato allí pero uno a pesar de todo estaba feliz de volver a esa tierra entrañable.

Gallaretas ligas rojas (Fulica armillata) y macá grande (Podiceps major)

Gaviota capucho café (Chroicocephalus maculipennis)

Pato maicero (Anas georgica)

Chimango (Phalcoboenus chimango)

Gallareta chica (Fulica leucoptera)

Durante esa semana vimos muchas cosas interesantes, en lo que respecta a mi varias aves que no tenía fotografiadas, eso será material para próximas publicaciones.

Temas relacionados
De Monte a Lihué Calel (octubre de 2018)
Parque Nacional Lihué Calel (12 y 13 de octubre de 2018)